¡En paz y en vida!

Días de reflexín

Encontrarnos en vida y en paz… Este año como ningún otro ha dado tiempo para la reflexión y la introspección.

Y días como hoy, dejan muchas emociones a flor de piel. El recuerdo de nuestros difuntos estos días y saber que se aproximan fiestas decembrinas con gente que se va a echar de menos, me hace sentir mucha nostalgia.

Por todos lados vemos “memes” sobre el 2020 que parece el fin del mundo y ironías de que otra cosa falta que suceda… Porque definitivamente, este año ha pasado de todo.

Personalmente, el 2020 se me fue en un abrir y cerrar de ojos. Hay momentos en los que pierdo por completo la noción de los días y el tiempo.

Este año fue un desafío para mi fe: en Dios, en la humanidad y mí misma.

Al mismo tiempo, creo que descubrí una faceta de mí que no conocía, trabajé en la resiliencia como nunca en mi vida y pude apreciar lo afortunada que soy en lo realmente importante.

En Pardiez, este año vimos momentos muy grises y números muy rojos. Este año pospusimos muchos planes y cancelamos definitivamente otros.

Pero también, este año, conforme pasaban los meses, pudimos poner un granito de arena para ayudar a quienes la pasaban con más dificultades.

Nos llenó el corazón notar más sensibilidad y empatía entre los que nos rodean, nos dio esperanza entre tanta incertidumbre.

Este año se lleva muchas lágrimas, demasiados momentos difíciles y algunos sueños.

Este año se va con el dolor que queda entre amigos y familia que perdieron miembros queridos.

Este año prendemos una vela por todos los que se fueron mes a mes, y por los que se habían adelantado desde antes.

Este año cambia los proyectos de vida de muchas familias y organizaciones que tuvieron una sacudida inesperada. Y es que la vida es así. Llena de momentos impredecibles.

Hoy me robo las palabras de una gran autora, Ana María Rabatté y Cervi, que conocí por una gran amiga. Me parece que resumen muy bien el aprendizaje que me dejan los últimos meses y que cobran más sentido en estas fechas que con amor y respeto recordamos a los que se nos adelantaron.

Si quieres hacer feliz a alguien que quieres mucho, dícelo hoy, sé bueno… 

En vida, hermano, en vida.

Si deseas dar una flor, no esperes a que se muera, mándala hoy con amor…

Si deseas decir “Te quiero” a todos los de tu casa y al amigo cerca o lejos… 

En vida, hermano, en vida.

No esperes a que se muera la gente para quererla y hacer sentir tu afecto…

Serás feliz si aprendes a hacer felices a aquellos que te rodean…

Nunca visites panteones, ni llenes tumbas de flores; llena de amor corazones… 

En vida, hermano, en vida.

Este año ha sido inolvidable: por lo complicado y por lo distinto. Ojalá que quienes seguimos aquí, disfrutemos de lo bueno, de lo malo, de lo feo y de lo bello. Y atesoremos lindos momentos y el placer de enriquecer la vida de los demás.

¡En vida, hermano, en vida!

Besos a todos allá arriba… y gracias al cielo, que este año me regalo la oportunidad de ver la luna más linda, una estrella fugaz y la noche más estrellada que he visto en 30 años.

-Mariana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

IMPORTANTE - COVID 19 - Favor de contactarnos desde el chat antes de completar su compra para confirmar tiempos de entrega, cobertura y disponibilidades - Las disposiciones de las autoridades cambian constantemente - Todos nuestros canales digitales permanecen abiertos. ¡Seguimos a sus órdenes comunidad!